Julio 17, 2017
Lo que pasa en el sector
Pronósticos climáticos

Después de los excesos, el clima para la campaña agrícola será "más normal"

Según la Bolsa de Cereales porteña, el ciclo 2017/18 contará con un escenario climático más cercano a los registros normales que el de las últimas dos campañas.

Fuente de la imagen: 
Google.com

“A lo largo del otoño y lo que va del invierno 2017, el sistema climático evolucionó gradualmente hacia la normalidad, poniendo fin a los rumores acerca del posible desarrollo de un episodio de “El Niño” que hubiera tenido consecuencias catastróficas”, afirma el último informe climático de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, y detalla que al momento de redactarse el informe, el Océano Pacífico Ecuatorial se encontraba en estado “neutral” levemente más cálido que lo normal.

 

“Paralelamente, el Océano Atlántico Subtropical observó un marcado enfriamiento, producido por el avance hacia el norte de la corriente marina fría de Malvinas, y el correlativo retroceso de la corriente marina cálida del Brasil.

 

Debido a lo expuesto, es probable que la campaña 2017/18 muestre un desarrollo más cercano a lo normal que las dos campañas anteriores, pero conservando un nivel de perturbación superior al normal”, agrega la Bolsa porteña.

 

Según el informe, el régimen hídrico superará al promedio en la mayor parte del área agrícola, a excepción de su porción sudoeste, y exhibirá un riesgo de tormentas severas superior al promedio, especialmente sobre las zonas anegadas, cuya evaporación local potenciará ese tipo de eventos.

 

 “El régimen térmico combinará frecuentes lapsos con temperaturas superiores a lo normal, con cortas pero vigorosas entradas de aire polar que causarán el riesgo de heladas tardías durante la primavera 2017 y el riesgo de heladas tempranas en el otoño de 2018”, dice la BCBA.

 

En cuanto a la situación actual, el informe explica que aunque el sistema climático parece estar comenzando a retornar lentamente a la normalidad, la acumulación de excesos hídricos dejada por las fuertes precipitaciones observadas en las temporadas 2015/2016 y 2016/2017 tardará mucho en desaparecer.

 

“Paralelamente, los espejos de agua, los grandes ríos y los cursos de agua interiores muestran alturas y caudales superiores a sus promedios normales, poniendo en evidencia que existe una alta vulnerabilidad frente a la posible repetición de eventos de lluvias intensas durante la temporada próxima”, añade.

 

En lo que queda del invierno 2017 se observará una moderación de los procesos atmosféricos que posibilitará la estabilización del sistema climático. No obstante, se producirán frecuentes situaciones de tiempo nublado y húmedo que, aunque no aportarán grandes cantidades de agua, dificultarán el avance de las labores, a la vez que retardarán la reducción de los excesos hídricos existentes, indicó la Bolsa.

 

Y respecto a la primavera, según el informe experimentará una gradual reactivación de las precipitaciones, que irán aumentando, desde valores moderados hasta registros abundantes, en su parte final.

Fuente: 
Clarín
URL fuente: 
http://www.clarin.com/